sábado, 29 de noviembre de 2014

Análisis de Contra/Probotector — Los niños juegan a Call of Duty. Los verdaderos hombres juegan a Contra

Creo que ya he comentado alguna vez que el primer Contra es mi juego favorito de la clásica NES. Fue una sobresaliente adaptación de un título para máquinas recreativas que creó escuela e hizo nacer un género.

No es exagerado afirmar que esta obra fue una de las que definió la máquina de 8 bits de Nintendo. Por su jugabilidad no pasan los años, y todavía hoy es una de las mejores apuestas disponibles para pasar una tarde al lado de un amigo. Es realmente difícil, y prueba de su genialidad es que a pesar de ello no cansa jamás.

En fin, os dejo aquí el análisis. No os olvidéis de comentar si tenéis algo que compartir:



Contra/Probotector

"Los niños juegan a Call of Duty. Los verdaderos hombres juegan a Contra"



Plataforma: Nintendo Entertainment System.
Idioma: Inglés.
Género: Acción Run and Gun.
Multijugador: Sí.
Online: No.
Precio: 5 euros (Consola Virtual).
Desarrolladora: Konami.
Distribuidora: Konami.
Fecha de salida:

Japón: 9 de febrero de 1988.


Estados Unidos: 2 de febrero de 1988.


Europa: 28 de diciembre de 1990 (como Probotector).


En un futuro muy lejano, en el año 2631, un meteorito caerá en el archipiélago de Galuga, cerca de Nueva Zelanda. Con él, una forma de vida extraterrestre dormida llegará a la Tierra. Dos años más tarde, en 2633, una organización terrorista alienígena despertará a ese ser para invadir el planeta y conquistarlo.



Sin embargo, y por suerte... en ese futuro distante ya habrán nacido los dos mejores soldados de todos los tiempos: Bill Rizer y Lance Bean, de la Unidad Contra. Para detener la amenaza extraterrestre, serán mandados en solitario al archipiélago oceánico para exterminar a todos los alienígenas y salvar a la Humanidad.

Este es el argumento de Contra en las versiones japonesa y americana. Sin embargo, en Europa se censuró el juego, y se cambió a Bill y a Lance por dos robots, denominados Probotectors. Todos los sprites de apariencia humanoide fueron modificados para que parecieran autómatas, a pesar de que los enemigos de Contra sean alienígenas, y no personas. El argumento es parecido al original, pero con la diferencia de que los extraterrestres quieren invadir la Tierra con robots y se crean los Probotectors para salvar a nuestro planeta de la amenaza.



Contra es uno de los juegos más famosos de NES, sobre todo a causa de su jugabilidad dinámica y directa, su fantástico modo multijugador y su enorme dificultad. Se desarrolló para máquinas recreativas en la década de los 80 y finalmente se porteó a la NES. Es el primer título de la saga y un gran clásico de los 8 bits de Nintendo.



Gráficos: 93

Para el momento en el que Contra salió al mercado, sus gráficos eran más que buenos. Son variados (tenemos unos cuantos escenarios diferentes y claramente diferenciados), hay sprites de enemigos muy distintos y se utiliza muy bien la paleta de colores. En la versión japonesa hay animaciones, escenas y mejores efectos gráficos (además, en esa edición el juego va más fluido).

Los diseños de Bill y Lance están bastante trabajados: veremos cómo vibran sus cuerpos y armas cuando disparan, y tienen bastantes movimientos en comparación a otros protagonistas de juegos de NES.



Contra se permite el lujo de mostrarnos un montón de elementos en pantalla: enemigos, balas, explosiones y rayos láser inundarán nuestro televisor. Sin embargo, rara vez se ralentizará: solo lo hará un poco en los momentos más críticos, en los que la cantidad de enemigos en pantalla sea realmente astronómica. Por suerte, no es algo que pase con frecuencia. Además, la profundidad en las fases que imitan el estilo 3D está muy lograda y sabremos en todo momento dónde están las balas gracias al buen trabajo técnico.

Este título posee tiros en ocho direcciones. ¿Qué se quiere decir con esto? Podremos disparar no solo hacia arriba y hacia los lados, como en otros juegos de NES, sino también en diagonal. Algo que hoy parece elemental era algo raro en la 8 bits de Nintendo, y una cosa que se valora dentro del espectro técnico.



A pesar de que siempre es de noche en Contra por las limitaciones técnicas, se utilizan bien los colores para retratar fielmente zonas nevadas, bases tecnológicas, junglas... Sin duda, tenemos variedad: solo hay un nivel con una apariencia similar a otro, y ese parecido está justificado.

Lo único que se le puede achacar es más variedad en el estilo general y fondos más trabajados (todos son negros). A pesar de ello, el juego cumple muy bien en este apartado.


Sonido: 88

El apartado sonoro es bastante bueno. La calidad de las composiciones no es tan increíble como la de otros juegos de NES, pero es innegable que es variada, adecuada y destacable.

Las melodías son silbables y se quedarán en nuestra cabeza, como pasa con muchas otras composiciones de 8 bits. Tenemos ocho fases, y cada una de ellas tiene su propia canción, exceptuando dos, que reutilizan un tema. Habría estado bien que hubieran compuesto dos melodías más para esas fases, pero en NES es algo complicado incluir bandas sonoras extensas por cuestiones de memoria.

Los efectos de sonido son de lo mejor de este apartado. Dentro de lo que son las posibilidades de NES, los ruidos que hacemos al disparar nuestras armas son muy realistas, así como las explosiones. En este sentido, no podemos quejarnos: hay variedad y calidad a partes iguales.

Pongo aquí algunas de las canciones de Contra, compuestas por Hidenori Maezawa y Kazuki Muraoka:






Jugabilidad: 93

Este juego, al igual que otros Run and Gun, se caracteriza porque todo nos mata de un solo golpe. De hecho, este título posee una dificultad enorme que se ha mantenido a lo largo de toda la saga. Casi llega al masoquismo, pero es muy divertido: la satisfacción por ganar es casi insuperable y poco igualable por otros títulos.

Al ser un port de recreativa con pocos cambios, es lógico que sea tan complicado. Sin embargo, no es injugable, ni mucho menos: solo requiere tiempo y ganas de jugar. Además, si a alguien le cuesta mucho Contra, siempre puede introducir el Konami Code, que otorga 30 vidas: de ese modo, terminar el juego es muy sencillo, pero menos noble. Sin embargo, puede decirse que pierde gran parte de su gracia con ese truco.



A pesar de que Contra es difícil, debe destacarse que el control es realmente exquisito para ser de un juego de NES. De hecho, Bill y Lance se manejan muy bien: si perdemos, no podremos echarle la culpa al control, desde luego. La precisión y las físicas del juego están muy bien hechas.

Contra fue pionero en el subgénero Run and Gun. La jugabilidad se basa en correr y disparar, como bien indica el nombre. Nuestro objetivo es abrirnos camino por divertidos y frenéticos niveles de acción lateral y derrotar a los enemigos que se nos pongan por delante. Finalmente, llegaremos a poderosos jefes finales que deberemos destruir para terminar las fases. Además de esos niveles en 2D, hay dos fases con profundidad que recuerdan a un campo de tiro: la perspectiva es tan buena que sabremos dónde están las balas amigas y enemigas en todo momento. El avance en esos niveles es hacia el centro de la pantalla: cada vez que destruyamos una pared, accederemos a la siguiente, hasta que derrotemos al jefe final de la fase.



En Contra hay una gran variedad de armas diferentes, como una Ametralladora, un Lanzallamas, un Rayo Láser o una Pistola Propagadora de balas. Todas tienen sus ventajas, exceptuando el Rayo Láser, que es bastante peor que el arma básica: el láser es pequeño, va despacio y solo puede haber uno en pantalla al mismo tiempo. Es decir: si volvemos a disparar otro rayo láser, el otro desaparecerá. Además, la Pistola Propagadora (más conocida como Spread Gun) es muchísimo mejor que todas las demás. Quizá tenga una potencia demasiado elevada en comparación a las otras pistolas, mientras que el Rayo Láser es mucho peor que otras armas. Sin duda, se habría agradecido que hubiese habido más igualdad en lo que a potencia y utilidad de armas se refiere.

Como se ha comentado antes, Contra posee la posibilidad de disparar en 8 direcciones (arriba, abajo, derecha, izquierda y las cuatro direcciones diagonales). Eso hace que el juego sea más sencillo y cómodo de manejar: muchos otros títulos de la época sólo tienen tiros en cuatro direcciones, por lo que habría estado bien que hubiesen seguido el ejemplo de Contra.



Esta obra, al igual que otras de la NES, se basa en la rejugabilidad total, sobre todo si tenemos en cuenta el muljugador, que probablemente es lo mejor del juego. De hecho, Contra está pensado claramente para ser disfrutado con un amigo. No solo es más fácil con dos jugadores (a pesar de seguir siendo complicado), sino que las armas repartidas por los niveles están claramente pensadas para que cada usuario tenga buenas pistolas.

Sin duda, Contra es ideal para ser jugado en compañía, sobre todo si nuestro amigo es un hardcore gamer como nosotros. Lo único malo que puede ocurrir es que mucha gente se desanima rápido y se siente mala jugando, por lo que quizá se acabe aburriendo y viendo cómo el propietario del cartucho se pasa el título solo. Si eso ocurre, probablemente el segundo usuario pida un cambio de juego. Por suerte, si nuestro compañero no es muy hábil, solo hay que poner el Konami Code para poder jugar juntos.



Básicamente, Contra es casi perfecto jugablemente. Lo único que puede echar atrás es lo enormemente difícil que es: el juego es divertido, variado y satisfactorio de principio a fin, aunque el jefe final puede dejar mal sabor de boca. ¿Por qué? Más que nada porque es poco impresionante y menos difícil que otros enemigos finales del título. Es un poco decepcionante, pero sigue siendo un buen final. El problema principal reside en que cuando terminemos el juego por primera vez tendremos un ligero sabor agridulce.


Duración: 95

Si no morimos ni una sola vez (cosa prácticamente imposible sin mucha práctica previa), el juego se termina en poco menos de media hora. Sin embargo, la enorme dificultad del título hará que tardemos 20 horas o más en terminarlo por primera vez porque fallaremos en bastantes ocasiones.



Contra será un juego que disfrutaremos toda la vida si nos gusta. Al fin y al cabo, el secreto de su longevidad se basa en la rejugabilidad. Además, siempre puede ponerse cuando viene un compañero gamer: es ideal para esos momentos, ya que Contra es muy útil para pasar una tarde divertida en compañía de nuestro mejor amigo. Sin duda, es uno de los títulos de 8 bits que más satisfactoriamente cumplen esa función.



Puntuación final: 93

Contra es un juego muy exigente, pero también muy divertido. Desgraciadamente, esa dificultad alejará a muchos jugadores potenciales, y eso es una lástima porque es una obra de gran calidad: es frenético, rejugable, con un apartado técnico que no está nada mal y un modo multijugador brillante.

Este título solo está recomendado para ciertos grupos muy concretos de jugadores: retrogamers puros y duros y hardcore gamers con todas las de la ley. La cantidad restante de usuarios debería dejarlo pasar, porque no llegará a ver divertido este juego. Sin embargo, nunca está de más darle una oportunidad, porque bien aprovechado es muy rejugable y divertido, e ideal para pasárnoslo con nuestro mejor colega gamer. Acabar Contra en compañía de un buen amigo da una de las sensaciones más satisfactorias que podemos sentir jugando a videojuegos.

4 comentarios:

Danieletex dijo...

La NES es demasiado arcaica para mí, pero viendo esto... no me parece que vaya a ser un problema.
Contra III es uno de mis pendientes de SNES con más prioridad, pero creo que no estará mal jugar a esto. Si me divertí tanto con los juegos de Arthur, esto debe dar unas dosis parecidas de diversión y desafío.

Ramonium dijo...

Contra es mi juego favorito de NES, en parte porque la jugabilidad es digna de un juego de hoy.

Yo te aconsejo que lo pruebes. Creo que te puede gustar. De hecho, la NES tiene juegos muy buenos: no te dejes engañar por sus gráficos.

Emo-Link dijo...

Metal Slug?!... si como no... El verdadero creador del genero se llama "Contra", y lo hizo antes de 1990. obviamente no lo jugué de salida, por que no había nacido XD

Mi historia:

Yo era un querubín cuando mis padres me compraron la maravillosa maquina de 8 bits de la Gran N, después de los típicos y Maravillosos Marios y Duck Hunt, llego a mis manos Contra, debo decir que me canse de perder vidas, pero aun así, me divertía mucho. Cuando crecí un poco y lo pude pasar, como bien reseñas en tu análisis, sentí una satisfacción enorme, y mas cuando lo pasé con algunos amigos, adoré y disfruté esa dificultad tan ajustada XD.

Hacer un port de un arcade a una consola de 8 bits, debió ser difícil, pero el resultado salta a la vista, una paleta de colores viva y sprites y animaciones que para la epoca eran sobresalientes. La cámara que se posa en la espalda del jugador y genera esa especie de profundidad, es simplemente genial. Mención especial a los disparos es 8 direcciones.

En definitiva, una gran saga, desgraciadamente todavía no jugué al de Snes, acá, en mi país, me lo quieren cobrar 172 euros con envió.

Aca esta la prueba: http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-533276834-contra-3-the-alien-wars-completoi2307-orig-super-nintendo-_JM

Por ahora se me hace prácticamente imposible comprarlo.

Como te dije una vez, me alegra que también te intereses y te hagas un tiempo para analizar juegos retros. Que valen la pena y mucho. como fan de Nintendo que soy jugué decenas de juegos de cada una de sus consolas.

Saludos compañero, nos vemos en 3Djuegos.

Ramonium dijo...

Tuviste el juego original... qué suerte. Aquí en Europa es muy difícil encontrar una copia.

El Contra III también es muy bueno, al igual que el Hard Corps de MegaDrive. Y si te gustó este Contra, prueba Contra 4, de Nintendo DS. Puede parecer que no, pero está a la altura de los clásicos.

Gracias por leer y por tu apoyo, ¡nos vemos por 3DJuegos!

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger