martes, 5 de enero de 2016

Análisis de The Legend of Zelda: A Link to the Past — Un enlace a las tinieblas

El primer análisis del año pertenece a un clásico de SNES que en unos meses cumplirá 25 años. Sí, tal cual. Muchos lo conoceréis por su sobresaliente secuela lanzada hace no mucho para Nintendo 3DS, A Link Between Worlds, pero hoy estamos aquí para hablar de su predecesor, que salió a principios de los 90. Este título de 16 bits es uno de los videojuegos más influyentes de la historia, y no es para menos. Cualquiera que haya podido probarlo verá en él mecánicas que parecen de épocas posteriores.

Juegos como Terranigma, Illusion of Time, Secret of Mana y muchos otros Action RPG muy famosos beben de él de forma directa, aunque hoy sea considerado un título de aventuras. En cualquier caso, es una de las obras de referencia de Super Nintendo, y lo cierto es que no ha envejecido tan mal como otros juegos, por lo que sigue siendo un título muy recomendable todavía hoy, sobre todo para aquellos fans que quieran conocer uno de los juegos más importantes de una de las franquicias más legendarias de los videojuegos.

En fin, os dejo aquí la review. Espero que os guste, y no os olvidéis de comentar si así lo veis oportuno. Ahí va:



The Legend of Zelda: A Link to the Past

"Un enlace a las tinieblas"

Plataforma: Super Nintendo Entertainment System/Game Boy Advance.
Idioma: Inglés en SNES, español en GBA.
Género: Aventura.
Multijugador: No en SNES, sí en GBA (juego extra).
Online: No.
Precio: 8 euros (Consola Virtual), alrededor de 20 euros (GBA, de segunda mano), alrededor de 50 euros (SNES, de segunda mano).
Desarrolladora: Nintendo EAD.
Distribuidora: Nintendo.
Fecha de salida:

Japón: 21 de noviembre de 1991 (SNES), 14 de marzo de 2003 (GBA), 2 de diciembre de 2006 (Consola Virtual Wii).

Estados Unidos: 13 de abril de 1992 (SNES), 2 de diciembre de 2002 (GBA), 22 de enero de 2007 (Consola Virtual Wii).

Europa: 24 de septiembre de 1992 (SNES), 28 de marzo de 2003 (GBA), 23 de marzo de 2007 (Consola Virtual Wii).

Hace muchos años, según una antigua leyenda, en el Reino de Hyrule residía un poder omnímodo, creado por los dioses, al que todos llamaban Poder Dorado. Esa fuerza mística estaba en un lugar sagrado y de difícil acceso para los mortales, hasta que, un día, un portal hacia ese Poder Dorado se abrió. Los humanos comenzaron a matarse entre ellos con el objetivo de obtener ese poder divino; algunos lograron acceder al lugar en el que se encontraba, pero ninguno regresó jamás. Sin embargo, a través de esa vía de acceso, llegó el Mal, por lo que el rey del Hyrule les pidió a los Siete Sabios que sellaran ese portal para proteger el reino. Finalmente, lograron encerrar el Mal ahí con éxito aparente.



Mucho tiempo después de lo ocurrido en la leyenda, el malvado hechicero Aghanim, procedente de un lugar muy lejano, ha eliminado y suplantado al rey de Hyrule y se ha apoderado del reino. Además, ha secuestrado a las descendientes de los Siete Sabios con un objetivo desconocido. Link recibe de la princesa Zelda una llamada telepática pidiendo socorro y su tío decide ir al castillo para salvarla de Aghanim.

Link acaba siguiendo a su tío y se lo encuentra gravemente herido; antes de morir, le cede a Link su espada y su escudo para que salve a Zelda, y finalmente lo logra y consigue huir con ella. Estando ya a salvo, la princesa le pide a Link que supere la prueba de las tres diosas para poder hacerse con la Espada Maestra, arma que le permitirá terminar con el reinado malvado de Aghanim y rescatar a las siete doncellas, que están presas en un mundo oscuro...



A Link to the Past está considerado por muchos como uno de los mejores títulos de Super Nintendo e incluso para algunos es uno de los títulos más destacados de todos los tiempos. Cuando salió en 1991 fue un éxito rotundo entre la crítica y los fans y en el port de GBA se llevó nada más y nada menos que 95 puntos en Metacritic, a pesar de las diferencias técnicas con otros juegos. Sin duda, es un clásico atemporal y un título muy destacado del Cerebro de la Bestia.



Gráficos: 91

A Link to the Past no luce un apartado gráfico impactante dentro del conjunto de lo que fue SNES, pero sí que muestra un aspecto bastante bueno para el momento en el que salió y en el que la consola aún no se aprovechaba del todo por parte de las desarrolladoras: en su día, estos gráficos eran realmente gloriosos. Los sprites de los enemigos tienen varias animaciones bastante decentes y el mapa por el que nos movemos se muestra vivo y realista, en contraposición al aspecto de sus predecesores, lanzados para NES. En ellos, por el contexto en el que se desarrollaban y, sobre todo, por las limitaciones de la consola, estábamos en un Hyrule casi desierto, con poquísima población y solo con enemigos clónicos.



Aquí, podemos encontrar bastantes elementos en pantalla moviéndose a la vez y varios enemigos al mismo tiempo (y bastante variados para un juego de SNES). El mundo oscuro muestra un aspecto más amenazador que el real y logra crear la sensación de que estamos en un lugar corrupto y en el que no somos bienvenidos. Los cambios entre mundo y mundo están logrados porque se aprecia la diferencia de forma notable: mientras que el Hyrule normal tiene colores vivos y todo parece más iluminado, el Hyrule oscuro se nos muestra como algo siniestro, con colores apagados y como si ese mundo estuviera bajo un ocaso eterno.

Las mazmorras, a pesar de ser muchas, tienen todas un estilo bastante similar. Algunas cambian un poco (sobre todo si hablamos de algunas en concreto, como la del hielo), pero a grandes rasgos el parecido es casi total: de hecho, algunas son idénticas por dentro en lo que a aspecto se refiere. Con las cuevas ocurre lo mismo, ya que son todas iguales en materia de paleta de colores y sprites cosa que puede llegar a saturar.



No sorprende tanto por pertenecer a una consola de 16 bits, pero algo más de variedad se habría agradecido y, lamentablemente, en este apartado dedicado a la ambientación de interiores bebe demasiado de su predecesor de NES, aunque en parte es lógico por ser el primer Zelda fuera de los 8 bits y por haberse hecho tan pronto. El menú de objetos, directamente, es "demasiado de NES": se parece al menú de un juego de 8 bits más de lo que debería.

En GBA los gráficos se muestran algo anticuados, pero al ser un port directo de SNES se entiende que eso ocurra, ya que, sorprendentemente, hay juegos lanzados para GBA con un apartado gráfico peor. Tal vez tendría que habérsele dado un lavado de cara al título (sobre todo por la inclusión de Four Swords, cosa que hace que el contraste gráfico sea mayor), pero realmente no importa porque se nota que estamos ante un clásico atemporal. En GBA, la nota en gráficos rondaría el 58, aproximadamente.


Sonido: 89

La banda sonora, sin duda, es una de las partes más destacables del título. Las melodías son realmente buenas, adecuadas y silbables en todo momento. La mayor parte de los temas que se han compuesto para A Link to the Past se han convertido en clásicos de la saga y se han reutilizado en los títulos posteriores con bastante frecuencia, como el tema de Zelda, el de Ganondorf, el del castillo de Hyrule o el de Kakariko.



Hay canciones de A Link to the Past que, a pesar de no haberse reutilizado, también son muy emblemáticas dentro de la saga y son de una gran calidad. Destacan entre ellas el tema del mundo oscuro, que es una melodía alternativa al del overworld típico de la saga, que suena en el mundo normal.

Algo criticable es que se repite la música de las mazmorras y ni siquiera cambia en la última de ellas, que en teoría debería tener un tema propio; todas las mazmorras del mundo oscuro comparten una misma melodía y todas las del mundo normal comparten otra, al igual que en todas las cuevas suena la misma canción. Se entiende que en SNES (sobre todo si hablamos de uno de los primeros títulos de la consola) se repitan algunos temas, pero resulta cansino que en siete mazmorras se escuche la misma canción, sobre todo porque gran parte del tiempo que juguemos estaremos en ellas. Podrían haber compuesto dos temas más para las mazmorras del mundo oscuro: uno que se repartiese en las tres primeras, otro en las tres restantes y uno en la última.



Los efectos de sonido cumplen de forma muy satisfactoria, sobre todo si hablamos de la versión de GBA, en la que se han añadido voces digitalizadas para Link, y suenan muy bien.

Pongo aquí algunas canciones de la OST, compuesta por el veterano y afamado compositor de Mario y Zelda, Koji Kondo:






Jugabilidad: 88

Basándose en el estilo del primer Zelda de NES, Link se mueve por un gigantesco mapeado (de los más grandes que hay en SNES, y encima con dos versiones distintas), que irá explorando con el objetivo de ir visitando diferentes mazmorras o niveles, que tendrá que superar para avanzar en el juego. A pesar de que todas tienen un desarrollo diferente (y son increíblemente poco lineales), todas se basan en el mismo esquema.

El objetivo es conseguir llaves pequeñas con las que abrir puertas que nos llevarán a hacernos con la Llave Maestra para desbloquear determinados portones y cofres (entre el que está el que contiene el arma u objeto que conseguiremos en la mazmorra, vital para superarla y derrotar al jefe final) y, finalmente, derrotar al señor de la mazmorra, que solerá ser un poderosísimo monstruo que protegerá un ítem que necesitamos para avanzar.



A pesar de seguir este esquema común, muchas tienen cosas que las hacen originales y únicas en su mecánica, como el hielo resbaladizo, utilización de plataformas mecánicas o la necesidad de salir al exterior y entrar a la mazmorra de nuevo continuamente.

Los viajes entre el mundo oscuro y el normal serán constantes si queremos superar las misiones secundarias, conseguir todos los objetos y, sobre todo, terminar el juego. Con la ayuda de nuestro Espejo Mágico podremos salir del mundo oscuro y aparecer en el lugar alternativo del mundo normal cuando queramos, cosa que nos servirá para llegar a lugares inaccesibles por los métodos normales. Por ejemplo, si en el mundo normal hay una colina rodeada de piedras que no podemos esquivar y hay una pieza de corazón en la cima, la solución puede ser ir desde el mundo oscuro y volver al mundo normal desde esa misma colina situada en el mundo alternativo para conseguir nuestro premio. Con la ayuda del espejo, podemos salir del mundo oscuro cuando queramos, pero para acceder a él necesitaremos utilizar portales teletransportadores.



A Link to the Past mantiene una dificultad similar durante todo el juego (la curva es ascendente, pero MUY ligeramente). El nivel de dificultad es más bajo que el que se experimenta jugando a los Zeldas de NES, pero es realmente elevada en comparación a los juegos de la saga en 3D o a los de GBA: nos encontraremos a enemigos que quitan muchos corazones, objetos muy bien escondidos y jefes que requerirán estrategia y habilidad para que podamos vencerlos. De hecho, moriremos bastantes veces a lo largo de la aventura: por norma general, será necesario que nos aprovisionemos de hadas y pociones en más de una ocasión para poder superar las mazmorras con éxito. Avanzar con cuidado y con cabeza es la clave para sobrevivir, porque algunos enemigos son muy fuertes y a veces no compensa enfrentarse a ellos. Los combates serán más importantes que los puzles para superar con éxito las mazmorras, ya que serán relativamente simples, sobre todo si las comparamos con las de los Zeldas en 3D.

A Link to the Past es casi perfecto jugablemente, pero peca, en algunas ocasiones, de ser poco variado y repetitivo: es una obra que es mejor jugarla en pequeñas dosis, ya que hay muchísimos lugares subterráneos. A veces tendremos la impresión de que no hacemos nada más que ir de mazmorra en mazmorra (que de hecho, eso haremos muchas veces), por lo que puede llegar a saturar e incluso a aburrir si se juega muy seguido: no es un juego "de viciarse", pero sí uno que podemos ir jugando poco a poco sin problemas.



Se agradece el detalle de que haya libertad para superar las mazmorras del mundo oscuro en el orden que queramos (siempre que podamos acceder a ellas con los objetos que tenemos, y es habitual que podamos ir a tres o cuatro a la vez en muchas ocasiones), así como capacidad para movernos por el mapa del mundo a nuestro aire si tenemos los objetos necesarios. En este sentido, el juego nos da muchísima libertad para hacer lo que queramos y cuando nos apetezca: por ejemplo, podemos abandonar la historia principal un rato y dedicarnos a explorar o superar alguna misión secundaria (aunque sean pocas y sencillas).

Muchos objetos y armas que son clásicos de la saga aparecieron en este juego, y todos son útiles dentro y fuera de las mazmorras. En algunas ocasiones, el juego bebe en exceso del Zelda de NES en estilo y desarrollo, pero es comprensible: a pesar de ello, las innovaciones son más que evidentes. Gusta que haya pueblos y NPC para interactuar, pues Hyrule se nos muestra como un mundo vivo que realmente querremos salvar.


Duración: 91

A Link to the Past puede presumir de ser uno de los juegos de aventuras más largos de SNES, con una duración de poco más de 20 horas, aproximadamente, si simplemente nos terminamos la historia. Podemos sumar cinco horas más a esa cifra si nos dedicamos a buscar todos los objetos.



Hay partes que quizá son algo repetitivas y si lo rejugamos la cantidad de horas de juego puede reducirse muchísimo, llegando incluso a ser menor de 10 horas, ya que sabremos hacia dónde tenemos que ir y qué tenemos que hacer con una facilidad enorme: las mazmorras que antes nos hicieron dar mil vueltas serán un simple paseo. Y hablando de rejugabilidad: dado que el título es algo repetitivo y es mejor jugarlo en pequeñas dosis, rejugarlo puede ser un tostón si no ha pasado el tiempo suficiente (como ocurre con muchos RPG's). Por esa razón, tal vez pueda decirse que este juego tiene un potencial de rejugabilidad bajo, cosa negativa en este apartado, aunque ALttP no esté pensado para ser terminado varias veces.



Puntuación final: 89

Siendo un título largo, divertido e innovador, A Link to the Past expande y reinventa lo visto en NES. Es un clásico atemporal y uno de los juegos más conocidos de Super Nintendo, y eso no es por casualidad: es enganchante, largo, completo, la música es excelente y los gráficos son muy buenos para la época.

A Link to the Past asentó de forma definitiva la saga Zelda y fue un gran aporte para el mundo de los videojuegos, pero tiene el importante fallo de ser un juego algo repetitivo: hay demasiadas mazmorras seguidas en algunas ocasiones y eso puede saturar con facilidad. Sin embargo, a pesar de ello sigue siendo un título muy recomendable, siempre que se juegue en pequeñas dosis, ya que probablemente así se podrá disfrutar al máximo.

Recomendado a los fans de la saga Zelda que quieran conocer sus orígenes y a todos los jugadores que busquen un buen título de aventuras.

5 comentarios:

Jose Comas Perez dijo...

Ains, uno de mis juegos favoritos... aunque no me guste mucho la saga en 3D, con la vista aerea siempre disfruto más.

Buen análisis.

Ramonium dijo...

¡Hola, Legault! Muchas gracias por leer y comentar. Me alegro de que te haya gustado el análisis.

No sé si habrás jugado al A Link Between Worlds. A mí me parece un digno sucesor de A Link to the Past, así que si el clásico de SNES es uno de tus juegos favoritos, te aconsejo que lo pruebes, más ahora que está rebajado.

Estoy seguro de que no te decepcionará. Gracias otra vez por tu tiempo y un saludo.

Frey dijo...

Hola y buen análisis, Ramonium.

Leo en tu introducción que no te cortas al comparar ALBW con ALTTP: Me alegro, porque me parece incluso superior que el clásico.

ALTTP me parece un juego sobresaliente, como la mayoría de la saga Zelda, y me alegro por coincidir contigo con los puntos que lo hacen tan destacable entre la saga, la consola y el medio en general, especialmente la complejidad de las mazmorras.

Me sorprende que hables de la libertad del juego en cuanto a hacer mazmorras, pues recuerdo que no era así y fue uno de los contrastes más significativos de ALBW. ¿Estoy recordando mal?

Nos leemos.

Jose Comas Perez dijo...

Ramon, lo conseguí con la promoción del Smash Bros.

Digno no, sobresaliente sucesor.

Ramonium dijo...

Hola, Frey. Y sí, a mí me parece más divertido y completo el A Link Between Worlds. Mejor ya no lo sé porque evidentemente el de SNES fue el original, pero a mí me gusta más el título de 3DS que este gran clásico.

A Link to the Past es un gran juego. Y sí, había bastante libertad a la hora de hacer las mazmorras, aunque en A Link Between Worlds ese factor se potenció muchísimo más. En SNES todavía tenías ciertas limitaciones, pero en 3DS hicieron que pudieras jugar en el orden en el que quisieras el juego entero.

Muchas gracias por leer y comentar.

Entiendo, Legault. Pues ya ves: lo cierto es que los dos son grandes juegos.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger